Gana la Batalla que se libra en tu Mente

II Corintios 10:5:  “Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

 

¿En qué forma afectó tus pensamientos acciones en esta semana la importancia de caminas por fe que estudiamos en la última sesión?

 

¿Qué otros conceptos más penetrantes en materia de fe has ganado mientras has reflexionado, y aplicado a tu vida, los tres sencillos aspecto; de la fe [la fe depende de su objeto; la profundidad de la fe es determinada por la profundidad de conocimiento de Dios que tengamos; la fe es una palabra de acción].

 

¿Cuál de los ocho valores estudiados en 1a sesión pasada [éxito, significación, realización, satisfacción, felicidad, disfrute, seguridad, paz] reci bió el mayor rango de acuerdo a tu necesidad dealinearlos en tu vida de acuerdo a la Palabra de Dios? ¿Qué cambios hiciste esta semana que alinean más estrechamente tus valores con la Palabra de Dios?

 

¿Por qué suelen ser tan renuentes los cristianos para admitir que están plagados por ocasionales pensamientos e ideas carnales?

 

* ¿Sabes de algunas personas que piensan que algo está mal en ellas porque sus pensamientos parecen descontrolarse?

 

Esto representa a un numeroso grupo de cristianos que carecen de conciencia espiritual y que son de­rrotados en sus vidas diarias. No se dan cuenta que hay una batalla encarnizada que se libra en la mente de ellos. Cuando los creyentes que luchan tanto perciben la naturaleza del conflicto y se dan cuen­ta que pueden ser transformados por la renovaciór de sus mentes, experimentan la libertad.

 

La mente es el campo de batalla donde se determina el éxito de la vida cristiana diaria. Entender y ganar la batalla por la mente es esencial para la madurez y libertad del cristiano: en Cristo la batalla de la mente es inminentemente ganada.

 

Vivir a la manera de Dios (Plan A) versus vivir a tu manera (Plan B).

 

PLAN A VERSUS PLAN B

 

Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensa­mientos más que vuestros pensamientos... Fíate de Jeho­vá de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él ende­rezará tus veredas. Isaías 55:9 y Proverbios 3:5,6.

 

Esos versículos indican que hay dos maneras de vivir para los creyentes. Podemos vivir a la manera de Dios, por fe, estilo de vida que llamamos "Plan A", o podemos vivir a nuestra propia manera, funcionando de acuerdo a nuestra limitada habilidad para pensar y razonar, estilo de vida que llamamos "Plan B".   Los pasajes bíblicos citados nos recuerdan que debemos vivir a la manera de Dios si esperamos caminar por una senda recta en la vida.

 

La manera de pensar de Dios y la manera de pensar del hombre suelen estar en conflicto. No se trata de que la fe sea irracional ni tampoco sugiero que tú ignores tu responsabilidad de pensar.... El problema es que nuestra habilidad de razonar es limita­da.... Somos incapaces de discernir los pensamientos de Dios por medio del razonamiento humano; por lo tanto, dependemos de la revelación divina.

 

La naturaleza de la batalla en nuestra mente es el conflicto entre el Plan A y el Plan B que hay en nuestros pensamientos. Es necesario que entendamos el origen y la naturaleza de la batalla en la mente.

 

El Plan A se fortalece en tu vida cuando estás dedicado a vivir a la manera de Dios. Mientras más fuerte  sea tu convencimiento de que la manera de Dios es siempre recta y tu compromiso de obedecer a Dios, más consistente será tu vivir a Su manera y madurarás más.

 

* ¿Qué podemos hacer para fomentar el fortaleci­miento en nuestra propia vida de nuestra convicción de la manera de Dios y de nuestro compromiso a obedecer? Guía a los miembros del grupo en el análisis de la importancia que reviste la Palabra de Dios para fortalecernos a fin que elijamos Su manera de vivir y la obedezcamos.

El Plan B se vigoriza en tu vida cuando sigues pensando cosas contrarias a la Palabra de Dios.

 

Mientras más tiempo y energía dediques a consi­derar tus propios planes para vivir tu vida, menos tiempo y energía tienes para procurar el plan de Dios. Empiezas a ir y venir entre reconocer el plan de Dios y confiarte a tu propio entendimiento. San­tiago califica de doble ánimo a esta clase de perso­nas,"inconstante en todos sus caminos" [Santiago 1:8]. Si sigues vacilando entre el Plan A de Dios y tu Plan B, tu crecimiento espiritual se verá estanca­do, tu madurez en Cristo se bloqueará y tu experien­cia cristiana diaria se caracterizará por desilusión, descorazonamiento y derrota.

 

¿Cuáles son algunos ejemplos del conflicto entre el pensamiento estilo Plan A y el pensamiento estilo Plan B que resultan comunes a muchos cristianos?

 

El pensar egocéntrico del Plan B sigue siendo generado por tu carne.

 

Cuando naciste de nuevo, Dios te dio una nueva naturaleza y te volviste una persona nueva pero nadie te vació el cerebro, por lo que trajiste contigo a tu nueva fe todos los hábitos y pautas de pensar carnales del viejo Plan B. De modo que mientras tu nuevo ser desea vivir dependiente de Dios y seguir el Plan A, tu carne persiste en sugerir las maneras del Plan B para vivir independiente de Dios.

Los pensamientos del Plan B son, también, introdu­cidos en tu mente por Satanás y sus demonios.

 

Satanás y sus demonios están activamente com­prometidos en tratar de distraerte de tu caminar por fe, plagando tu mente con sus pensamientos e ideas. El diablo es incansable para tratar de establecer pautas de pensar negativas y mundanas en tu mente que, a su vez, producirán pautas de conducta nega­tivas y mundanas.

 

La mayoría de los cristianos tienden a ignorar o a descuidar el rol del diablo en evitar que caminemos por el camino de la fe en Dios: ¿de acuerdo o no; por qué?  Satanás y sus demonios son reales y participan en alterar tu madurez y libertad espirituales, cosa que veremos con más detalle en otras sesiones.

 

Eres absolutamente todo, menos impotente, en la batalla entre el Plan A y el Plan B en tu vida.  El creyente individual tiene en Cristo la opción y autoridad para renovar su mente eligiendo el Plan A diariamente. Puedes sentirte como víctima indefensa en esta batalla, llevada y traída como si fueras la pelota de un partido de football pero eres absolutamente todo, menos impotente. De hecho eres quien determina quien gana cada escaramuza entre el Plan A y el Plan B.

 

¿Cómo puede ir en contra nuestra ese ocasional sentirse indefenso en ese conflicto entre el Plan A y el Plan B; cómo puede, por el contrario, ir a favor de nosotros?  Esa sensación de impotencia en la lucha puede !levarnos a rendirnos o exhortarnos a confiar en la fuerza JesuCristo en la medida que nos comprometemos a vivir por fe.

 

 

FORTALEZAS EN LA MENTE

 

Pues aunque andamos en la carne, no militamos según a came; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y cautivando todo pensamiento a la obediencia a Cristo. 2 Corintios 10:3-5.

 

El pensamiento estilo Plan B se clava en nuestras mentes constituyendo "fortalezas" contra el co­nocimiento de Dios y Su manera para que nosotros viva­mos. Sedefinen las fortalezas como" pautas de pensar negativas que están como grabadas a fuego en nuestras mentes, sea por repetición o por expe­riencias traumatizantes que ocurren una vez en la vida"  Estas destructivas fortale­zas se instalan como resultado de un número de sutiles pasos que nos alejan del plan de Dios y nos llevan a pensar y actuar al estilo Plan B.

 

"Cómo se instalan las fortalezas del Plan B para vivir".

 

1. Estímulos ambientales. Nacemos espiritualmente muertos en un mundo hostil a Dios. Cada día que vivimos en este mundo sin Cristo somos influenciados por su sistema y condicionados a amoldarnos al mismo. Nuestra estimulación ambiental negativa es, a la vez, breve y prevalente.

 

La estimulación breve incluye hechos individua­les, situaciones, lugares y encuentros personales que has vivido. Fuiste influenciado por los libros que leíste, las películas que viste, la música que escu­chaste y los hechos traumatizantes que has pasado o presenciado, tal como accidentes del tránsito, la muerte de un familiar. Aprendiste una manera[que puede haber sido o no la manera de Dios]para en­frentar y manejar esas experiencias resolviendo los conflictos que produjeron.

 

La estimulación prevalente consiste en la exposi­ción prolongada a tu ambiente, tal como la influen­cia de tu familia, amistades, colegas, vecinos, pro­fesores y compañeros de trabajo. Si creciste separa­do de Dios y fuiste criado en un ambiente no cristia­no, desarrollaste una filosofía aparte de Dios para sobrevivir, manejar y triunfar en este mundo.

¿Cuáles serían algunos ejemplos de estimulación negativa breves? ¿Cuáles serían algunos ejemplos de estimulación negativa prevalentes?

 

Este condicionamiento persiste, aun des­pués de ser salvado, como grabado en nuestra carne, impulsándonos a vivir en forma independiente de Dios. Por eso, es tan importante lo que Pablo manda: No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento Romanos 12:2, para destruir las fortalezas del pensar y conducta estilo Plan B.

 

2. Tentación. La esencia de toda tentación es la invita­ción a preferir el Plan B respecto del Plan A, a vivir independiente de Dios y satisfacer necesidades legítimas en el mundo, la carne o el diablo en lugar de suplirlas en Cristo.

 

¿Nos presenta siempre la tentación la elección del bien versus el mal; por qué sí o no? A menudo somos tenta­dos a hacer cosas que pueden no ser moralmente malas o erróneas pero que están fuera del plan de Dios en ese momento. Satanás sabe cómo tentarte para alejarte de la dependencia en Cristo, pues ha observado tu conducta durante años y sabe cuáles son tus puntos débiles y vulnerables; por ahí es justamente donde ataca. Tus ten­taciones serán únicas para tus aspectos vulnerables.

 

3. Consideración y opción. En el momento en que somos tentados a una opción o conducta estilo Plan B, nos ubicamos en el umbral de una decisión. Si no elegi­mos de inmediato cautivar el pensamiento a Cristo, em­pezamos a considerarlo como una opción, aumentando así la probabilidad de rendirnos a eso. La Biblia dice: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13.

 

El escape a la tentación está en el umbral, en el momento en que la consideramos una opción. Si no controlamos la tentación en el umbral rehusándonos a ella, corremos el riesgo de permitir que la tentación nos controle. Una vez que el cristiano ha dirigido su voluntad a una opción Plan Biblia por el mero hecho de tomarla en cuenta, rara vez será capaz de evitar cumplirla mediante la acción.

 

Piensa en una tentación que sea corriente para muchos cristianos. ¿Dónde está el umbral de la consi­deración y la elección en que esta tentación debe ser rechazada? Debemos aprender a cautivar la tentación en la etapa de pensamiento o idea, de lo contrariose volverá acción.

 

4. Acción, hábito y fortaleza. Una opción tentadora que no sea cautivada a Cristo conduce a una acción. Si esta acción se repite consistentemente, se vuelve hábito. Si el hábito se ejerce por mucho tiempo se convierte en atadura y nuestra habilidad para decidir y actuar contrario a ese patrón es casi imposible.

 

Cualquier respuesta refleja que dirija tu pensar y tu actuar a una manera negativa estilo Plan B, es una fortaleza en la mente. Todo acto y pensamiento que no puedas controlar, proviene de una fortaleza. En alguna parte de tu pasado, formaste consciente o inconsciente­mente una pauta de pensar y comportamiento que ahora te domina. No pienses que resuelves el dilema con el simple hecho de calzarte la armadura de Dios en esta etapa. Estas fortalezas están muy sujetas y fortificadas.

 

¿En qué manera pueden volverse fortalezas las siguientes conductas:  hostilidad, inferioridad, manipulación, homosexuali­dad, anorexia, bulimia, otras? La estimulación ambiental, la tentación, la consideración, la opción, la acción y el hábito sirven para edificar fortalezas en esas áreas.

 

 

GANA LA BATALLA

 

"El poder de Satanás es la mentira". Todo cristiano tiene un rol cuádruple que desempeñar en la batalla por su mente, aunque la verdad de Dios es lo que desarma la mentira de Satanás.

 

1. Transfórmate por medio de la renovación de tu mente [Romanos 12:2: Colosenses 3:15,161 ¿Cómo` Llenándola con la verdad de Dios: Su Palabra.  En la medida que sigas llenando tu mente con la verdad de Dios, te equipas para reconocer la mentira y cautivarla.

 

* ¿Cuáles son algunas maneras prácticas para ­renovar nuestras mentes de cristianos individuales?: ¿A un grupo de cristianos? He aqui la importancia del estudio memorización y meditación de la Biblia en forma personal y en grupo para la transformación de nuestra mente.

 

2. Prepara tu mente para la acción 11 Pedro 1:131. Esto significa que no nos quedemos en la mera imaginación de aplicamos la verdad a nuestras vidas,sino que obedezcamos activamente la verdad de Dios. Termina las fantasías infructuosas pues es peligroso imaginarte que haces cosas sin que en realidad, hagas algo pues así vas perdiendo tu contacto con la realidad. Pero si te imaginas obedeciendo la verdad puedes motivarte a vivir productivamente, en la medida que obedezcas haciendo lo que imaginas.

La estrategia de Satanás es introducir sus pensamientos e ideas en tu mente y engañarte para que creas que son tuyas".

 

* ¿Por qué desea engañarnos Satanás para que pensemos que sus pensamientos son, en realidad, nuestros pensamientos?

Satanás sabe exactamente como camuflar sus ideas para hacerlas parecer nuestras, ¿de acuerdo o no; por qué?

 

 

3. Cautiva todo pensamiento a la obediencia a Cristo [2 Corintios 10:51. Debemos capturar todo pensamiento negativo en el umbral de nuestra mente en lugar de tomarlo en cuenta y empezar una reacción en cadena que conduce a un acto y, posiblemente, a una fortaleza. Eva­lúa todo pensamiento con la verdad y no des lugar a la mentira.

 

* ¿Cuáles son los estorbos mayores que enfrenta­mos para poder entrar al umbral [de la presencia de Dios] con el pensamiento? Exhorta a los miembros del grupo a que discutan esos estorbos, a saber, por ejemplo, preocupación por uno mismo y el mundo, estilo de vida acelerado que impiden haya tiempo para pensar y orar en calma, etcétera.

 

4. Vuélvete a Dios en oración [Filipenses 4:6,71. Cuando tu compromiso con el Plan A es amenazado por el Plan B con sus pensamientos del mundo, la carne y el diablo, llévalo a Dios en oración.  La oración es la manera principalísima para abrir tus pensamientos a la verdad de Dios, disolver todo doble standard mental [doble ánimo] y dejar que la paz de Dios monte guardia en tu corazón y mente.

 

* ¿Has hallado que la oración es efectiva par; resistirte a pensar estilo Plan B; de qué manera?

CARLOS RIVERA (Sacerdote).


Estudios Biblicos en Texto


Estudios Biblicos en Audio


Estudios Biblicos en Videos

Contacto por Email

 
 
     
    ©2007 All Rights Reserved